martes, 24 de marzo de 2009

Por una palabra se debate el referendo reeleccionista


QUIEREN CAMBIAR EJERCIDO POR ELEJIDO Por una palabra se debate el referendo reeleccionista Simultáneamente con el trámite en el Congreso, ha trascendido que el Consejo Nacional Electoral encontró irregularidades en la recolección de las firmas y en la manera como ingresaron los dineros para su financiación.

UNA PALABRA será el centro del debate sobre el referendo reeleccionista en el Congreso, con argumentos acerca de si con ella se le introducen o no cambios sustanciales al texto que rubricaron tres millones de colombianos.

El miércoles pasado la comisión primera de la Cámara decidió aplazar para hoy la discusión sobre el proyecto que busca convocar un referendo para la reelección del presidente Álvaro Uribe.

La decisión fue tomada con base en una sugerencia del presidente de la Cámara, Germán Varón, de posponer la discusión hasta que el Registrador, Carlos Ariel Sánchez, y el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Héctor Osorio, expliquen de donde salieron los 2 mil millones de pesos que costó la recolección de firmas.

Sin embargo, al cierre de esta edición era incierto que el debate legislativo comenzara hoy, porque si no hay nuevos contratiempos la ponencia del magistrado José Joaquín Vives apenas será discutida hoy y mañana en sala plena del CNE.

La palabra

“Yo pienso que en la redacción no van a mencionar años sino simplemente que va a decir, según se ha comentado, que Uribe ha sido elegido dos veces, pero que nadie ha ejercido la presidencia en dos periodos” completos, comentó el senador Parmenio Cuellar.

El senador Samuel Arrieta le explicó a EL NUEVO SIGLO que “es totalmente posible y necesario” cambiar el texto radicado porque “hay que hacer la precisión gramatical, en el sentido de que la gente firmó con el convencimiento de que este presidente o cualquier otro pudiera ser reelegido por un tercer período de manera inmediata”.
“Entonces”, precisó, “hay que cambiar la expresión un presidente que haya ejercido por uno que haya sido elegido. Con eso se sanea el tema”.

El congresista de Convergencia Ciudadana añadió que, en su concepto, “al Senado no le está vedado cambiar la pregunta de un referendo porque no se cambia su esencia ni su naturaleza”.

Sin embargo, ahí está la esencia del problema, conceptuó a su turno el senador liberal Luis Fernando Velasco.

“Es una reforma sustancial en la medida en que reformaría la fecha del referendo; ¡casi nada!”, le indicó Velasco a EL NUEVO SIGLO.

Cambiarle la palabrita al texto “es una reforma tan sustancial que abriría la posibilidad de una tercera reelección a pesar del fallo de la Corte Constitucional, que habilitó la reelección del presidente y dijo que era por una sola vez”, señaló el congresista caucano.

“De manera que ahora parece que están buscando una tesis para aplicarle a la palabrita. No se qué argumentación tendrán que hacer los honorables legisladores uribistas de la comisión primera de la Cámara para plantear esto”.

En vista de este panorama, el senador Parmenio Cuellar le señaló a EL NUEVO SIGLO que si prospera la idea de que “esa modificación se puede considerar que no es sustancial” y las mayorías urbistas aprueban un texto retocado, “ya quedará a juicio de la Corte Constitucional, cuando vaya a la revisión, decidir si esa modificación cambió el texto presentado por el constituyente primario; toda vez que la Corte ha manifestado que cuando el referendo lo presenta el gobierno, si se puede modificar por el Congreso. En consecuencia, se supone que como es de origen popular no se podría modificar. La Corte dirá si esa modificación es sustancial o no lo es”.


No hay comentarios: